Qué hay que saber para formatear bien un iPhone o iPad

Cuando se habla de restaurar un iPhone o un iPad hay que tener en cuenta las consecuencias que puede llegar a tener. En estos casos lo que se va a practicar sobre el dispositivo es un borrado permanente de toda la información que contiene. Es decir, el objetivo que tiene finalmente es tener un dispositivo como si te hubiera llegado como nuevo y lo tienes en la caja. Esto es realmente importante, ya que si tienes información importante de contactos o fotografías almacenadas de manera local lo vas a terminar perdiendo.

Pero se debe destacar que hay algunas excepciones relevantes. Algunos de estos datos que contiene el móvil o la tablet se sincronizan con iCloud. Es por ello que al iniciar sesión nuevamente tras formatear el dispositivo se puede recuperar cierta información, siempre que se utilice el mismo ID de Apple. En este caso se puede encontrar información básica como por ejemplo las fotografías o incluso los contactos. Donde se debe poner el foco sobre todo, es sobre esos archivos locales, ya que desaparecerán completamente.

Copia de seguridad

Aunque de manera general la restauración es un proceso que raramente falla, nada es perfecto. Se pueden dar diferentes situaciones en las que se aborte todo el proceso y que te obligue a comenzar de cero, o que simplemente tengas que volver atrás. Ante estos problemas se puede terminar provocando una fuga de información, y es por ello que si no tienes todos los archivos sincronizados en iCloud, deberás hacer una copia de seguridad.

En estos casos, recomendamos siempre hacer la copia de los datos en los propios servidores de Apple. Esto obviamente va a requerir que tengas almacenamiento de sobra contratado, con tal de almacenar todos tus documentos o fotografías. Este es un proceso que se puede realizar en un Mac o en un PC cómodamente a través del programa de sincronización que puede ser iTunes o el propio Finder. Pero lo más cómodo puede llegar a ser hacer la copia a través de los ajustes del iPhone o el iPad. Para ello, simplemente deberás seguir los siguientes pasos:

  1. Conecta el iPhone a la red Wifi.
  2. Ve a Ajustes > Pulsa sobre tu nombre > iCloud.
  3. Pulsa sobre Copia de seguridad de iCloud.
  4. Pulsa en Realizar copia de seguridad ahora.

Desactivar Buscar mi iPhone/iPad

Uno de los requisitos imprescindibles para poder restaurar tanto un iPhone como un iPad, es desactivar el sistema de rastreo a través de la aplicación Buscar. Esto es algo que Apple establece como medida de seguridad adicional. Al obligar a desactivar este sistema, se evita que cualquier persona ajena al equipo pueda restaurarlo para eliminar todo rastro. En este caso se pedirá siempre que se introduzca la contraseña del ID de Apple y se notificará a través de un correo electrónico al propietario. Para ello, simplemente se deben seguir los siguientes pasos:

  1. Abre Ajustes.
  2. Pulsa sobre tu nombre en la parte superior.
  3. Pulsa en Buscar mi iPhone/iPad y luego pulsa para desactivar la opción.
  4. Escribe la contraseña del ID de Apple.
  5. Pulsa Desactivar.

Buena conexión a internet

Cuando se quiere realizar una restauración de iPhone o iPad, hay que reinstalar el sistema operativo. De manera nativa en el almacenamiento de los equipos no se encuentra una copia de esta información, y es por ello que se debe descargar de los servidores de la propia Apple. Ante esta situación es lógico que siempre se debe contar con una conexión a internet que sea estable y de calidad.

Qué hay que saber para formatear bien un iPhone o iPad

El hecho de tener una conexión a internet veloz siempre es importante para que el proceso no se demore más de la cuenta. Hay que tener en cuenta que los servidores siempre cuentan con un ancho de banda bastante reducido, y es por ello que puede llegar a tardar bastante en descargar el sistema operativo que puede pesar varios gigabytes. Igualmente, debe ser estable y privada para permitir que se descargue toda la información de forma segura, y sin perder ningún tipo de paquete que pueda afectar al proceso posterior.

iPhone cargando o con más del 50%

Es un hecho que el restaurar un iPhone o un iPad requiere una gran cantidad de energía. Nos referimos a un proceso en el que se borra la información y se vuelve a instalar desde cero. Esto también ocurre cuando simplemente se está sobreescribiendo la información. Para evitar fallos, el equipo no se puede apagar en ningún momento. El hecho de que se acabe la batería en mitad del proceso de restauración puede terminar provocando un fallo garrafal haciendo que el equipo no funcione correctamente.

Es por ello que se convierte en una obligación tener el iPhone conectado a la corriente en todo momento, o con la batería al 50%. Esto es algo recomendable, pero llega a tal punto que es una condición inaplazable. Es decir, el sistema no te deja iniciar la restauración si no se cumple alguna de estas dos condiciones de batería.

Proceso de restauración

Una vez se han tenido en cuenta las consideraciones que hemos comentado a lo largo del artículo, se puede pasar a realizar la restauración. Existe más de un método para poder dejar tanto el iPhone o el iPad como nuevos. A continuación te contamos las diferentes formas en las que vas a poder afrontar este proceso.

Con un Mac

Uno de los métodos más comunes que se pueden dar es con un Mac. Puede llegar a ser bastante común que si tienes un iPhone también tengas un Mac. En el caso de que este equipo cuente con la versión de software macOS Catalina o posterior, el proceso se realizará a través del Finder. Aunque en un primer momento se puede pensar que está dedicado a la gestión de archivos, también se va a poder realizar el proceso de restauración. Para ello, simplemente se deben seguir los siguientes pasos:

  1. Conecta el iPhone al Mac.
  2. Abre la ventana del Finder.
  3. Selecciona el dispositivo en la barra lateral izquierda de la ventana del Finder.
  4. Asegúrate de desactivar Buscar mi iPhone/iPad
  5. Haz clic en General y luego en Restaurar iPhone/iPad.
  6. Haz clic en Descargar y restaurar.
  7. Introduce el código de acceso.

En ordenadores Windows o un Mac antiguos

En el caso de que tengas un ordenador con Windows o un Mac que tenga macOS 10.14 o anterior, vas a tener que hacer uso del programa iTunes. Este un software que está restringido a estas condiciones y que brinda unas herramientas muy concretas. Permite a los usuarios transferir fotografías, realizar copias de seguridad y también restaurar completamente el sistema operativo. En este caso deberás seguir los siguientes pasos:

  1. Abre iTunes en tu Mac o PC.
  2. Conecta el iPhone o el iPad a través de cable al ordenador.
  3. Haz clic en el botón del dispositivo en la barra superior de iTunes.
  4. Haz clic en Restaurar iPhone.
  5. Asegúrate de desactivar Buscar mi iPhone.
  6. Pulsa sobre Descargar y restaurar.
  7. Introduce el código de acceso.

Desde el propio dispositivo

Se puede dar el caso de que no tengas ningún ordenador a mano, ni Mac ni PC. Es por ello que siempre se puede optar por formatear el equipo desde la propia configuración, aunque tiene diferencias de relevancia como veremos a continuación. Lo que se consigue en este caso es tener un sistema realmente simple para poder comenzar desde cero con tu dispositivo. Para poder realizar esta operación, simplemente se deberán seguir los siguientes pasos:

  1. Conecta el iPhone o iPad a la corriente eléctrica y a la red Wifi.
  2. Accede a Ajustes.
  3. Pulsa sobre General.
  4. Desplázate hasta el final y pulsa sobre Transferir o restablecer.
  5. Ingresa el código de desbloqueo, o la contraseña del ID de Apple.
  6. Confirma que quieres que se borre el dispositivo.

A partir de este momento, el dispositivo se reiniciará en varias ocasiones y se visualizará una barra de progreso que te informará en todo momento de lo que se está haciendo. En un primer momento, se borrarán los datos, y se sobreescribirá la información. Es un proceso que es rápido de manera general, pero en ningún momento deberás desconectarlo de la corriente. Es importante siempre dedicar bastante tiempo a esta operación, y no tener para nada prisa por terminar.

Diferencias entre los métodos de restauración

De manera general, son dos los sistemas de restauración que hemos comentado a lo largo de este artículo. Uno de ellos en los que se debe utilizar un ordenador obligatoriamente, y otro en el que no hace falta ningún equipo externo haciéndose únicamente a través de la configuración del iPhone o el iPad. Seguramente te vas a preguntar las diferencias que existen entre estos dos sistemas o si es mejor usar uno antes que otro.

Y es que lo cierto, que aunque ambos se presentan como sistemas de restauración no se parecen prácticamente en nada. Hay que tener claro que siempre que se quiera realizar una restauración profunda reinstalando el sistema operativo, se debe realizar obligatoriamente con la ayuda de un ordenador ya sea PC o Mac. En el caso de hacer este proceso en la configuración, no se reinstala el sistema operativo, ya que simplemente se dan los permisos necesarios para poder reescribir datos.

Aparentemente, se va a ver igual al finalizar el proceso, pero si se ve en detalle cada uno de estos métodos existen diferencias más que notables. Si nos encontramos en un caso práctico en el que se presenta un bug en el software, es importante reinstalarlo completamente. Pero si únicamente vas a querer eliminar las aplicaciones por placer, para poder realizar una limpieza por la vía «rápida», es posible que te sirva únicamente con sobreescribir los datos a través de los ajustes. Este último proceso tiene como ventajas la rapidez al no tener que hacer un formateo del equipo como tal.