Los 5 mejores consejos de liderazgo de los expertos de Harvard

Todos los días hábiles la publicación Harvard Business Review envía un newsletter a miles de ejecutivos en todo el mundo en el que incluye artículos cortos con las investigaciones más recientes y las recomendaciones de los profesores más reconocidos, a fin de liderar de la mejor manera a los equipos y a los propios líderes.

Asimismo, al cerrar cada año, hacen un análisis de cuáles fueron los de mayor tráfico e impacto y los presentan a modo de síntesis del ciclo.

Veamos cinco de los que han sido seleccionados del 2021 y cuáles son los principales hallazgos y recomendaciones.

1. Liderar en la incertidumbre

La incertidumbre es inevitable y cada vez se agudiza más, por lo que estar preparados para liderar a nuestros equipos a través de aguas turbias es fundamental. Ello requiere tener la mentalidad correcta. Hay 6 sugerencias concretas para lograrlo

· Abrazar la incomodidad de no saber. Pasar de una mentalidad de “sabelotodo” a una de “aprenderlo todo”. No necesitamos tener todas las respuestas sino las preguntas más potentes.

· Distinguir entre asuntos “complicados”( aquellos que son difíciles de entender, pero al dividir el problema en partes discretas y consultar con expertos, en general, encontramos la solución) y “complejos” (contienen muchos elementos interdependientes, algunos de los cuales pueden ser desconocidos y pueden cambiar con el tiempo de manera impredecible. Además, una acción o cambio en una dimensión puede impactar en resultados desproporcionados e imprevistos). Requieren diferentes enfoques.

· Evitar el perfeccionismo. Apuntar a la excelencia y al avance progresivo. Muy posiblemente cometamos errores y tendremos que demostrar nuestra capacidad de corregir según sea necesario.

· Resistir la tentación de sobre-simplificar y llegar a conclusiones demasiado rápido. Un enfoque disciplinado para comprender tanto la complejidad de la situación como nuestros propios prejuicios nos ayudarán a resolver.

· No hacerlo solo. Conectar con colegas que tienen problemáticas similares y perspectivas diferentes nos puede ayudar en diferentes situaciones.

· Utilizar el “zoom”. Tomar distancia prudencial de los problemas puede brindarnos una visión amplia y sistémica y puede revelar supuestos no examinados que de otro modo serían invisibles.

Los 5 mejores consejos de liderazgo de los expertos de Harvard

2. Cómo dar retroalimentación para mejorar, de forma remota

Uno de los desafíos más grandes que tiene todo gerente es brindar feedback. Si el mismo hay que darlo de manera virtual, se suele complejizar más aún.

Algunas claves para ser exitoso en esta dirección:

- Empezar con preguntar al propio colaborador su percepción

- Expresar apreciación por el otro antes de la crítica, para que sea más receptivo

- Transmitir intenciones positivas y que el objetivo es su mejora

- Aclarar y contrastar. Ser bien específico en el comentario y transmitir qué es lo que no queremos que se entienda

- Pedirle al colaborador que sintetice los puntos clave de la conversación

Al estar a distancia, sin vernos cara a cara, hacer este proceso de manera simple, directa y humana incrementarán las posibilidades de lograr los resultados esperados.

3. El arte de hacer seguimiento con amabilidad

En un contexto colaborativo como el que vivimos, todos necesitamos de los otros. Y cuando solicitamos algo para determinado momento, esperamos que se honre el compromiso. ¿Qué hacer cuando el otro no cumple? ¿Cómo realizar ese seguimiento sin herir a nuestro colega y lograr el resultado? No necesariamente el otro no quiere cumplir o hay una mala intensión de su parte. Para hacer ese seguimiento de manera apropiada se sugiere:

a. Evitar palabras o frases genéricas como “seguimiento” o “revisando” que pueden ser mal percibidas y retrasar más aún el proceso. Ser bien específico como por ejemplo “Próximos pasos en el proyecto X”.

b. Considerar el tono que usamos. Tratar de ser amable y educado.

c. Ser conciso y específico ofreciendo una opción accesible. Preservar la relación es clave y no romper puentes

4. Las estrategias simples para mejorar nuestra eficiencia

Si hay un tema del que se quejan permanentemente los ejecutivos de todas las empresas, es la falta de tiempo. La duración del día y de las horas laborables no las vamos a modificar, ni siquiera con los mejores trucos de productividad.

Sin embargo la investigación realizada sobre un grupo muy grande de personas de alto impacto, de diferentes profesiones e industrias, halló cuatro factores comunes que los ayudan a aprovechar al máximo su tiempo limitado.

· Organizar las reuniones por bloques. Se complejiza cuando uno tiene que interrumpir a cada rato su trabajo. Sin embargo, si uno puede concentrar todas las reuniones en ciertos horarios, tendrá también bloques para focalizarse en tareas de pensamiento y reflexión personal

· Aprender algunos “atajos de teclado” para reducir la utilización del mouse. Puede parecer algo marginal, sin embargo si sumamos todos los segundos que nos ahorramos cada vez, termina siendo un tiempo considerable

· Modificar el entorno para cambiar nuestros hábitos autodestructivos. Si invertimos mucho tiempo con el celular, dejarlo en otro lugar; si nos distraemos fácilmente, eliminar notificaciones de mensajes

· Leer el trabajo escrito en voz alta. Escuchar las palabras que escribimos acelerará y aclarará nuestro proceso de escritura.

Solo cuatro acciones, bien simples y accesibles, que pueden generarnos una mejor calidad de vida laboral.

5. Empezar el día con una práctica simple y saludable

Los tiempos que estamos viviendo son vertiginosos y hay una tendencia a perder la positividad y la motivación, incrementándose el agotamiento y la fatiga. Sin embargo hay un mecanismo para contrarrestar este fenómeno. Es un ejercicio de solo 2 minutos.

Cada mañana, al comenzar el día, hay que completar 3 oraciones bien simples (pero no fáciles). La recomendación es hacerlo antes de conectarse al celular o encender la computadora, se puede realizar en papel, en voz alta o mentalmente

· Hoy me centraré en ________.

· Hoy, estoy agradecido por ________.

· Hoy dejaré de ________.

La clave es ser bien específico en las respuestas; responder generalidades no contribuirá en nada. Estamos despiertos una media de 1.000 minutos al día. Si podemos invertir solo 2 de ellos para preparar nuestros cerebros y setearlos de modo positivo, estaremos contribuyendo a mejorar la calidad de los otros 998 minutos.

5 temas complementarios: liderar en la incertidumbre, retroalimentación a distancia efectiva, dar seguimiento amablemente, estrategias para ser más eficientes y preguntas para empezar el día positivamente.

Liderar a los demás y liderarnos a nosotros mismos. Independientemente del lugar geográfico en el que nos encontremos, el nivel jerárquico, el tipo de empresa y la industria en la que nos desempeñemos, los desafíos se asemejan. Incorporar las recomendaciones de los expertos, sin dudas, nos ayudará a ser más productivos, generar mayor impacto y disfrutar más del día a día. Somos lo que hacemos cada día. Está al alcance de nuestras manos que ello sea posible!

*Alejandro Melamed es Doctor en Ciencias Económicas (UBA), speaker internacional y consultor disruptivo. Autor de varios libros, entre ellos Tiempos para valientes (2020), Diseña tu cambio (2019) y El futuro del trabajo y el trabajo del futuro (2017).

SEGUIR LEYENDO

Las 10 lecciones que dejaron a los equipos de trabajo casi dos años de pandemiaPor qué las vacaciones pueden ser un trampolín para crecer profesionalmentePor qué las vacaciones son el momento ideal para repensar nuestra trayectoria laboral