Controla tu móvil Android sin tocarlo, con gestos de tu cara

Tutorial

Configuración de los gestos

A partir de aquí es el momento donde vamos a comenzar a configurar los gestos faciales que van a servirnos para controlar el smartphone con nuestro rostro, puesto que ya hemos activado Camera Switches o como lo llaman en castellano (dicho sea de paso, suena peor) Interruptores de cámara.

Seguimos donde lo dejamos en el punto anterior, para conocer los siguientes pasos que debemos hacer:

De todas formas, podremos configurarlos de distinta forma si entramos en Ajustes, después damos en Controles de interacción (Servicios instalados), para seguidamente entrar en Accesibilidad con interrupciones y buscar donde pone Ajustes, lugar donde debemos hacer clic.

Aquí dentro podrás asignar u cambiar los gestos otra vez, podrás personalizar el menú e incluso volver a poner a tu gusto todo lo referente a la búsqueda.

¿Como saber si lo tenemos activado?

Es muy sencillo saber si este sistema de control por gestos lo tenemos activado, puesto que en la parte superior de la pantalla aparecerá un icono de una cara bien en color rojo o en azul

Controla tu móvil Android sin tocarlo, con gestos de tu cara

El color es para indicarnos si detecta nuestra cara o no. Es decir, si aparece rojo es que no tenemos bien enfocada la cara, apareciendo en color azul en el momento en el que la cara está en el lugar preciso para funcionar. También puede aparecer un símbolo de pausa por si tenemos el sistema pausado temporalmente.

Conclusión

El tiempo que hemos estado probando esta manera de controlar el teléfono, nos ha gustado más de lo que nos podíamos esperar en un principio, aunque tenemos la misma sensación que la primera vez que usamos los gestos de pantalla, suprimiendo los botones.

Es decir, todo pintaba muy bien, pero necesita un periodo de adaptación que no todo el mundo acaba de extender. Ha habido mucha gente que no ha tendido la paciencia necesaria pasar este proceso y, desgraciadamente, volvió a poner los tres botones típicos de Android.

Con el tema de los gestos de la cara pasa lo mismo, puesto que habrá veces que nos olvidemos de que gesto hemos seleccionado para una acción, otras miramos sin querer a donde no debemos o hacemos una subida de cejas como reacción a algo que estamos viendo y el teléfono lo interpreta como que tiene que hacer lo que le hemos mandado, etc.

Por eso debemos estar muy atentos y, sobre todo, acostumbrarnos a este sistema, aunque lo que sí que es cierto es que funciona muy bien, tanto en detección de los gestos como en las tareas que tiene que hacer.

¿Podría ser este sistema el futuro de interactuación con los smartphones? Solo el tiempo puede contestar a esa pregunta.