Nos todos los informes médicos de tu Smartwatch son fiables

¿En qué funciones podemos confiar y en cuáles no?

Entre todas las funciones médicas, algunas son más fiables que otras. El cardiólogo considera que los cuentapasos es difícil que fallen. Valora la pulsiosimetría como una de las funciones “menos malas”, es decir, la medición de oxígeno en sangre, que trabaja “razonablemente bien”. El mismo sistema se utiliza para determinar la frecuencia cardiaca en reposo.

El electrocardiograma está disponible en muy pocos relojes, pero asegura que “es bastante preciso, aunque el paciente probablemente no va a saber interpretarlo”.

En el otro lado de la balanza, encontramos las mediciones de tensión. “Utilizan las fórmulas obtenidas a partir de la concentración del oxígeno en sangre para estimar la presión arterial a través de algún algoritmo que tienen. Eso necesita todavía un poquito de perfeccionamiento”, apunta el especialista.

Otro de los hándicaps de estos dispositivos lo encontramos cuando practicamos ejercicio. “El problema que tienen los relojes que no son de alta gama (y hay cartas en revistas médicas que lo certifican) es precisamente que no son muy precisos con las frecuencias cardiacas moderadamente altas. En reposo sirven, pero cuando se hace ejercicio no miden nada bien”.