Los relojes Amazfit, ¿qué asistente de voz integran?

Pero no todos los dispositivos de la marca lo integran, por ejemplo los más populares, como son los modelos Bip, no tienen el asistente de Amazon, básicamente porque su sistema operativo, el más sencillo de la marca, no cuenta con esta funcionalidad. En cambio vemos modelos como los Amazfit GTR, GTS o T-Rex, cuentan con el asistente Alexa integrado. Y por supuesto, uno de los dispositivos más baratos de la marca, la Amazfit Band 5, que tiene en este asistente uno de las funcionalidades más importantes de este dispositivo.

¿Veremos el asistente de Google en ellos?

Es poco probable, sencillamente porque el asistente de Google suele estar presente en el sistema operativo de los de Mountain View, Wear OS, y de momento no tenemos ningún dispositivo de la marca con este sistema. De ahí que opte por un asistente como el de Amazon, que es más independiente, y no suele ir aparejado del sistema operativo derivado de Android.

Por tanto no parece que la firma china vaya a optar por una alternativa a Alexa, ya que de momento le está dando un gran resultado en sus dispositivos, ofreciendo las mismas o incluso más funcionalidades que en los modelos que cuentan con el asistente de Google.

¿Qué puedes hacer con Alexa?

Una vez que hayas emparejado tu móvil correctamente con tu Amazfit, la lista de cosas que podemos hacer con el asistente es prácticamente infinita. Y sobre todo le vamos a poder sacar partido en nuestra pulsera o smartwatch cuando contemos con un hogar conectado compuesto de muchos dispositivos. Con solo hablarle a nuestro Amazfit podremos encender y apagar las luces del hogar, encender el purificador, la freidora, cualquier dispositivo que cuente con conectividad inteligente. Y no solo eso, sino también hacerle centenares de preguntas, o mejor dicho, todas las que se nos ocurran para conocer su respuesta. Incluso hacer operaciones matemáticas, o convertir divisas, vamos, todo lo que se nos ocurra.

Uno de estos asistentes es especialmente útil en este tipo de wearables, porque siempre los llevamos encima, y su activación es tan sencilla como pulsar un botón para activar al asistente, o simplemente mentarlo. Para ello, estos dispositivos de Amazfit necesitan contar tanto con un micrófono para escuchar nuestras preguntas, como un altavoz para que conozcamos las respuestas.