El reloj inteligente que carga tu smartphone mientras duermes: probamos el Lenovo Smart Clock 2

  1. Adrián Raya

Lenovo ha renovado su reloj de mesa inteligente, con un nuevo diseño más atractivo y la posibilidad de unir una base de carga inalámbrica.

Esta fue una de las primeras marcas que apostó por la plataforma de Google para sus dispositivos inteligentes, una apuesta que ha continuado con dispositivos como la Lenovo Yoga Tab 13; Lenovo se ha convertido en la principal alternativa si quieres usar el Asistente de Google en tu hogar, aparte de la propia Google y sus dispositivos Nest, por supuesto.

Lo interesante es que Lenovo ha aprovechado la libertad que Google da a los fabricantes para crear dispositivos originales, como la mencionada Yoga Tab 13 o el Smart Clock 2 que durante unos días ha estado en mi mesilla de noche.

Un reloj inteligente para la mesilla de noche

La primera versión del Smart Clock era un asistente con pantalla, no muy diferente del Amazon Echo Show 5; la nueva generación, en cambio, es algo más original, tanto en el diseño como en las funcionalidades.

En lo que respecta a lo primero, seguimos estando ante uno de los dispositivos inteligentes más elegantes, recubierto completamente de tejido gris y con una forma algo diferente a la competencia, con un diseño más alto que ancho. Es un dispositivo agradable al tacto por el tejido usado, y por la sensación de los botones de volumen en la parte superior. El Smart Clock original tenía forma de cuña, pero, como veremos más adelante, hay buenos motivos para este cambio, más allá de obtener un aspecto más original.

Lo que no ha cambiado, pese a la nueva forma, es la pantalla; sigue siendo de cuatro pulgadas, y tal vez es porque hace poco probé el Echo Show 5, pero me parece algo pequeña. Es perfectamente capaz de mostrar la información que necesitamos, pero en ningún caso es suficiente para ver contenido multimedia.

A su favor, el panel usado es IPS, por lo que los ángulos de visión son perfectos, y el brillo que alcanza es suficiente para poder verla de día. La variación del brillo es precisamente uno de sus puntos fuertes, siendo capaz de adaptarse en cada momento a la iluminación de la habitación para garantizar siempre la mejor legibilidad, ya sea con el sol de la mañana o cuando nos hemos despertado por la noche y queremos ver qué hora es. En la oscuridad, la pantalla no está del todo apagada, pero casi: es posible distinguir los números de la hora, pero no ilumina tanto como para que moleste a la hora de dormir. Se nota que Lenovo ha trabajado mucho en este aspecto.

También me ha gustado mucho el sonido que es capaz de producir, teniendo en cuenta su reducido tamaño. Puede que los altavoces de sólo 3,80 cm y 3 W no sean llamativos sobre el papel, pero he comprobado que son capaces de cubrir de sonido toda la habitación sin problemas, incluso sin subir el volumen al máximo. Si necesitas algo de música para empezar el día, es un buen dispositivo, aunque más allá de eso no le pediría más; es fácil ver dónde llegan sus limitaciones en cuestión de graves y calidad de sonido en general. Un cambio importante respecto al Smart Clock original es que ahora los altavoces apuntan hacia delante, en vez de hacia atrás, lo que permite escucharlos mejor desde la cama sin necesidad de subir el volumen.

Recarga tus dispositivos

La gran novedad del Smart Clock 2 es opcional: se trata de una base de carga, que se conecta al reloj por una toma especial que se ha añadido a la parte inferior del dispositivo. Una vez unida, la base es capaz de cargar nuestros dispositivos de manera inalámbrica, sólo con dejarlos encima.

La carga inalámbrica es compatible con la mayoría de dispositivos, y he podido cargar tanto un iPhone como un móvil Android, e incluso unos auriculares inalámbricos. Siempre y cuando te asegures de dejar el dispositivo en el centro (en la marca "+"), automáticamente detectará el cargador e iniciará la recarga; aunque es cierto que al principio puede costar un poco dejarlo en el lugar correcto, te acostumbrarás rápidamente.

Con este accesorio, el Smart Clock 2 es capaz de cargar a 5 W, 7,5 W, o 10 W, dependiendo del dispositivo; en mis pruebas, mi smartphone siempre ha quedado completamente recargado cuando me he despertado por la mañana. Es ideal si llevas todo el día usando el móvil, sólo con dejarlo en la mesilla se recargará solo y lo volverás a tener disponible a la mañana siguiente; es el tipo de cosas que te hacen olvidar los cables. Es cierto que no es especialmente rápido si tenemos una emergencia, pero para dejarlo cargando por la noche, es suficiente.

Además, la base de carga también añade una salida USB-A, a la que podemos conectar un cable de carga para un segundo dispositivo, como un reloj inteligente, por ejemplo; sin embargo, hay que tener en cuenta que en ese caso la carga inalámbrica bajará de potencia, por lo que puede que no cargue todos nuestros dispositivos a tiempo para la mañana. Igualmente, si reproducimos música la carga se limitará a 5 W.

El diseño de la base de carga encaja bien con el Smart Clock 2. Está fabricada en lo que parece ser plástico reciclado, por la cantidad de "puntos" y trozos de colores que podemos ver, aunque también podría ser simplemente una decisión estética; sea como sea, a mi me gusta, aunque es posible que a ti te parezca que está "sucio".

Otro añadido muy útil que trae esta base de carga es una luz nocturna, en la unión entre el reloj y la base. Podemos activarla si queremos una mayor iluminación en la habitación de noche, pero sin que llegue a molestar; incluso en el nivel de brillo más alto, es suficiente sólo para iluminar la mesilla. Sólo con decir "Ok, Google, activa la luz nocturna", tendremos luminosidad suficiente para encontrar lo que estábamos buscando. La luz también se enciende momentáneamente para indicar que hemos puesto un dispositivo en la base de carga inalámbrica.

Con Asistente de Google

El mercado de los asistentes personales aún está muy fragmentado, y eso implica que elegir un dispositivo u otro depende en buena medida de cuál sea tu favorito. Es por eso, por ejemplo, que si usas Alexa no puedo recomendar este dispositivo, ya que usa el Asistente de Google; de la misma manera, si ya usas el asistente en tu móvil Android o en otros dispositivos, este será un gran añadido.

El Asistente de Google ha mejorado mucho en los últimos años, aunque para mí sigue estando un poco por debajo de Alexa en precisión y fiabilidad. Este dispositivo no ha cambiado mi opinión; cada vez que daba una orden, tenía que esperar un poco a que el asistente la comprendiese y la ejecutase, mientras que con el Echo Show 5 era todo instantáneo. No es que sea una gran diferencia, pero es algo que te das cuenta si usas uno después del otro.

Con el Smart Clock 2, tenemos todo el potencial del Asistente de Google, permitiéndonos controlar nuestros dispositivos inteligentes. Lo que no podemos hacer es videollamadas, ya que este dispositivo no tiene webcam. Este es, a mi parecer, el mayor fallo del Smart Clock 2, especialmente teniendo en cuenta cómo las videollamadas se convirtieron en la única manera de contactar con nuestros amigos y seres queridos durante la pandemia; de repente, nos hemos dado cuenta de la importancia de tener una cámara a mano, y me extraña que en Lenovo no hayan aprovechado para incluirla en esta revisión de su reloj de mesa. Hay sitio: los bordes de la pantalla son muy gruesos, demasiado para lo pequeña que es la pantalla.

En definitiva, el Lenovo Smart Clock 2 es la evolución de un dispositivo que ya era muy bueno, pero que con el nuevo diseño y altavoces se convierte en una gran alternativa si estamos en la plataforma de Google. Aunque está disponible por separado, considero que la base de carga inalámbrica es imprescindible si lo vas a comprar, al añadir también una luz nocturna.

En su contra, el Smart Clock 2 sigue sufriendo de una pantalla demasiado pequeña y no tiene webcam, pero a cambio, es más barato que la competencia. El reloj se vende por 69 euros por separado, y por 89 euros con la base de carga.

comentarios0WhatsAppFacebookTwitterLinkedin