Consejos de expertos para cuidar la batería de nuestros portátiles

La batería es uno de los elementos más delicados de un ordenador portátil, ya que de ella depende el funcionamiento del dispositivo y puede ver mermada su vida útil si se dan una serie de circunstancias que afecten en sentido negativo a su resistencia y capacidad.

Los expertos insisten en que, a pesar de las mejoras experimentadas en este terreno, sigue siendo fundamental una adecuada conservación y renunciar a los malos hábitos de uso para no deteriorar en exceso la fuente de alimentación del ordenador.

Cómo cuidar correctamente la batería de un ordenador portátil

Los ordenadores portátiles son uno de los dispositivos más utilizados en la actualidad, pese al auge de las tabletas y otros dispositivos portátiles cuyas pantallas van aumentando conforme avanzan las generaciones.

No obstante, como siempre ocurre en los dispositivos que prescinden de cables, las baterías suelen presentar ciertos puntos débiles que pueden, y en muchas ocasiones lo hacen, comprometer la vida útil del dispositivo. En este sentido, no es de extrañar que los esfuerzos de las principales firmas dedicadas a la fabricación de ordenadores portátiles y otros dispositivos electrónicos se centren en mejorar la eficiencia de las baterías.

Pero, pese a los avances de indudable relevancia que se han producido en este ámbito, es preciso que el consumidor sea quien adopte una serie de medidas preventivas para evitar el deterioro prematuro de este elemento vital para el funcionamiento del portátil.

Las recomendaciones de los expertos se centran en varios frentes: duración de la recarga, capacidad de la batería y exposición a fuentes de calor y condiciones de conservación del entorno.

Aunque las baterías de ion-litio de hace unos años eran sensibles a las recargas excesivas, en la actualidad disponen de un mecanismo automático que interrumpe la transmisión de energía cuando la batería ya está cargada, evitando el temido sobrecalentamiento y sus nefastas consecuencias. “Cuando hay fallos en una batería o esta se calienta en exceso, existe un riesgo real de que el aparato sufra quemaduras o incluso se produzcan explosiones en algunos de los componentes de la batería”, explican los expertos de JVS Informática, firma especializada en reparaciones de ordenadores con amplia experiencia en la manipulación y colocación de componentes muy diversos en portátiles.

No obstante, las recomendaciones de los profesionales siempre van encaminadas hacia un mismo sentido: no mantener conectada la batería más tiempo del necesario a la corriente eléctrica de manera deliberada.

En lo que sí que es necesario prestar más atención es en la capacidad de la batería, sobre todo cuando esta está a punto de alcanzar la reserva mínima. “El temor a quedarnos sin batería en una situación en la que queramos utilizar nuestro smartphone, tablet o reloj inteligente nos lleva a recargar las baterías cuando la carga todavía no se ha agotado, y lo mismo ocurre con los ordenadores portátiles”, comentan desde JVS Informática.

“Sin embargo, esta práctica es perjudicial a largo plazo para las baterías, ya que al no realizar recargas completas la batería se va deteriorando de manera progresiva mientras la autonomía decae, viéndose el rendimiento del dispositivo enormemente perjudicado”, señalan.

Otros cuidados recomendados a la hora de preservar la vida útil de la batería

Al margen de las duraciones de las sesiones de recarga y de los tiempos que cada usuario siga para poner a cargar sus ordenadores portátiles, hay un enemigo mucho más peligroso que es capaz de pulverizar las excelentes prestaciones de una batería y dejarlas a la altura del betún. Se trata de las fuentes de calor o la luz solar, capaces de hacer que una batería saludable se convierta en un accesorio inútil en mucho menos tiempo del esperado.

“Es sabido por todos que las baterías de ion-litio no duran para siempre, ya que la naturaleza de los propios componentes se degrada con el uso, pero si la luz solar incide directamente sobre una, su capacidad se verá reducida más rápidamente y la sobreexposición podría perjudicar incluso a su capacidad de carga, por lo que es fundamental mantenerlas alejadas de las fuentes de emisión de calor”, afirma el equipo de reparaciones de JVS Informática.

Además, desde la firma cántabra insisten en que es necesario que cualquier dispositivo con una batería en su interior permanezca alejado de cualquier fuente de calor por seguridad. “La exposición al calor no solo afecta negativamente al rendimiento, sino también a la seguridad. Una batería sobrecalentada podría derivar en la abrasión de algún componente o incluso provocar un incendio accidental si las temperaturas empiezan a ascender sin control y el dispositivo es incapaz de enfriarse, por lo que nunca hay que dejarlo expuesto y menos en un entorno donde exista propensión a que se acumule el calor”, añaden.

Por descontado, la manipulación de cualquier componente de la batería por cuenta y riesgo del usuario está más que desaconsejada, sobre todo teniendo en cuenta que las implicaciones que podría tener son especialmente perjudiciales. “Si el ordenador sufre cualquier desperfecto o presenta alguna anomalía en su funcionamiento, lo mejor siempre es recurrir a profesionales como nosotros, ya que en JVS Informática contamos con una amplia experiencia en la reparación de ordenadores y sustitución de piezas específicas para mejorar el rendimiento del dispositivo”, explican desde la compañía.

Y es que resulta sorprendente la cantidad de desperfectos que presentan los dispositivos manipulados incorrectamente, a tenor de lo expuesto por el propio equipo de JVS Informática. “En ocasiones, el haber tratado de arreglar las piezas que presentan daños sin la supervisión de un especialista ha ocasionado graves desperfectos que han terminado por dinamitar las posibilidades de reparación de la batería, por lo que en ningún caso esto es una opción válida”, argumentan.

Cabe recordar que los ordenadores portátiles, así como cualquier otro dispositivo electrónico, está compuesto por multitud de componentes que solo un especialista debidamente cualificado está autorizado a manipular. Es más, la manipulación indebida de cualquiera de las piezas hace que el dispositivo pierda automáticamente la garantía, por lo que no es para nada recomendable intentar ponerle solución al margen de los conocimientos y las habilidades de un equipo de expertos más que capacitados para poner solución al problema.