Las 10 herramientas que convierten mi TDAH en un superpoder emprendedor

por Pete Sena – Entrepreneur Handbook

De niño, no tenía ni idea de que era diferente a los demás. ¿No iban todos los niños corriendo de una cosa a otra? Cuando mi familia consiguió nuestra primera computadora, una IBM 486DX, fue como si se abrieran las compuertas, dándome herramientas para derramar el contenido de mi mente siempre acelerada.

Además del TDAH, tengo algo que se llama sinestesia, lo que significa que el sonido también activa una oleada de colores para mí. Así que el sonido del antiguo registro de acceso telefónico de AOL (que oía al menos una docena de veces al día -eso y mis padres gritándome que me desconectara para poder hacer una llamada telefónica), era como una llamada creativa a la acción.

Desde que aprendí a programar en basic, a utilizar las primeras versiones de Photoshop y Flash, y a jugar a las primeras versiones del juego DOOM, estaba enganchado. Entendía mi máquina y ella me entendía a mí. A medida que crecía, me di cuenta de que quizás era un poco diferente, y luego el diagnóstico de TDAH lo confirmó.

Por el camino, los médicos me recomendaron que me medicara. A mis padres y a mí no nos gustaba que me medicaran, así que nunca me lo permití de niño. En la universidad, durante un semestre de mucha presión, una amiga me sugirió que probara el Adderall, que consiguió de alguien que lo vendía en el pasillo. Lo probé, pero, de nuevo, no era para mí. Aunque tuve un destello de sentirme como un superhéroe con mi dinámica normal, circuitos dispares fluyendo en lo que parecía una carga potente, también vi a amigos engancharse al Adderall, lo que me asustó.

No se trata de menospreciar la medicación si la necesitas, y si te funciona.

Me considero afortunado de ser una persona neurodivergente que puede confiar en herramientas distintas a los fármacos para ayudarme a optimizar mi eficiencia. Después de casi cuatro décadas explorando el mundo a marchas forzadas, puedo decir sinceramente que me encanta la química de mi cerebro. Y le atribuyo el secreto de mi éxito emprendedor.

Además, independientemente de si tienes un diagnóstico, yo diría que en nuestro mundo cada vez más caótico, lleno de interminables microdistracciones, sobrecarga de información y adicción a los dispositivos, todos tenemos una buena cantidad de déficits de atención. Las redes sociales y el metaverso hacen que las sinapsis de nuestros cerebros se conecten y disparen de forma diferente.

Apuesto a que la química de mi cerebro es mucho menos única hoy que cuando descubrí que era diferente hace más de 20 años.

Así que, aunque podría despotricar contra el capacitismo y los mitos sobre los líderes y trabajadores neurodivergentes, en su lugar, voy a compartir mi viaje para aprovechar el poder del aprendizaje y el pensamiento diferente, incluyendo las herramientas y técnicas que utilizo a diario para obtener resultados, impulsar la creatividad y la productividad en nuestra era de bifurcación extrema.

Las claves para desbloquear tu hermosa mente

Rápido, mira esta lista de personas:

Las 10 herramientas que convierten mi TDAH en un superpoder emprendedor

Richard Branson, Erin Brockovich-Elis, Charles Schwab, Billie Eilish, Sir Anthony Hopkins, Daryl Hannah, Bill Gates, Simone Biles, Justin Timberlake, Leonardo Da Vinci, JFK, Greta Thunberg, Elon Musk, Will.i.am, Thomas Edison, Emma Watson, Picasso, Muhammad Ali, Walt Disney, John Lennon.

Todos ellos pensadores brillantes, innovadores, con grandes logros y creadores de éxito. Y, a veces, seres humanos desconcertantes o incluso polarizantes. También, como estoy seguro de que has adivinado, neurodivergentes de alguna manera, desde estar en el espectro del autismo hasta tener diferencias de aprendizaje como la dislexia o, como yo, el TDAH.

Y estoy seguro de que en algún momento, cada una de esas personas diría que sus hermosas mentes son una bendición y una maldición. Yo pienso que todo el tiempo – apenas una hora antes de sentarme a escribir esto, estaba mirando la pantalla de mi computador, que tenía una docena de pestañas abiertas en mi navegador, una cacofonía de pings de notificaciones sonando cada pocos segundos, y una lista de tareas de un kilómetro de largo.

En otras palabras, una pesadilla de distracciones que provocan ansiedad y demasiadas ventanas abiertas.

Además, me siento como en casa.

Todas esas entradas se sienten necesarias si estoy tratando de resolver un problema. Y el verdadero don del TDAH es que mi cerebro siempre quiere seguir un hilo. Es un camino no lineal y, en mi opinión, la ruta que las personas creativas no sólo pueden tomar, sino que deben tomar para desbloquear resultados y posibilidades exponenciales.

Para mí, la idea que cambió el juego en esta nota se remonta a 2010 y al trabajo seminal de Jon Kolko, «Abductive Thinking and Sensemaking: The Drivers of Design Synthesis», sobre el caos inherente al diseño y la búsqueda de los diseñadores para crear «normalidad». En el proceso se produce la innovación o, como dice Kolko, «la creación de nuevos conocimientos y percepciones».

Como diseñador y pensador neurodivergente, la clave que utilizo para desbloquear el progreso y las posibilidades de mis clientes es la síntesis. Como describe Kolko de forma sucinta:

Para hacerlo con éxito, utilizo una serie de modelos mentales para dar sentido al aluvión de información y darle forma. Por ejemplo, me baso en gran medida en ejercicios de pensamiento de diseño, como los cinco porqués, que utilizo varias veces al día para ayudar a afinar las causas fundamentales de los problemas. Otras prácticas a las que recurro son la adopción de mentalidades (es decir, la mente del principiante) y el pensamiento sistémico.

Pero en última instancia, todo se reduce a la misma actividad: establecer conexiones identificando e ilustrando las relaciones que resuenan con el público al que se sirve. Tal y como lo resume Kolko, la creación de sentido abductivo consiste en reencuadrar continuamente, elaborar mapas conceptuales y combinar ideas. Mi cerebro lo hace de forma natural, pero creo que es una habilidad que también se puede adquirir, y merece la pena el esfuerzo.

La práctica de superponer continuamente el entramado de interconexiones permite a los empresarios seguir sus impulsos creativos y explorar oportunidades sumergiéndose sin miedo en una madriguera (o dos o seis, según mi experiencia). Sólo hay que armarse con las herramientas adecuadas para guiarte en tu viaje no lineal y asegurarte de que no languideces en la distracción.

Una vista aérea del cerebro sobre un fondo teñido con una red blanca que sale del cerebro en todas las direcciones. Líneas finas que forman diversas formas para representar la red de neuronas que se disparan y la mente del principiante.

Mis herramientas favoritas

Utilizo varias herramientas y plataformas a diario para ayudarme a centrarme, conectar, gestionar, organizar, depurar y filtrar datos; en otras palabras, para hacer el trabajo pesado de la creación de sensaciones y la síntesis. Estas son las herramientas que utilizo a diario para acceder a la claridad y el espacio necesarios para lograr la máxima creatividad y productividad (sin ningún orden en particular):

1. Cuando se trata de estructurar mis pensamientos, Notion proporciona los bloques de construcción esenciales: prácticamente manejo toda mi vida y mi trabajo con ella. Es como los bloques de LEGO para la información; es la Wiki, las notas y el repositorio donde almaceno, comparto y colaboro con otros (y conmigo mismo). Sacar información tarda milisegundos, así que funciona como lo hace mi cerebro. El único inconveniente de Notion es que la versión móvil es un poco tosca.

2. Mi herramienta preferida para la colaboración en línea es Miro. Se ha convertido en la plataforma de planificación visual, ideación y creación de talleres número uno que utilizo con mis equipos y clientes.

3. Cuando se trata de capturar mis pensamientos (y los de otros), Otter.ai es mi servicio personal de transcripción. Hace que guardar las notas de las reuniones sea muy fácil al transcribir automáticamente las reuniones de Google Meet o Zoom.

También lo utilizo para grabar mis pensamientos para contenidos de larga duración u otros proyectos cuando salgo a caminar. (Caminar es un método científicamente probado para liberar la creatividad y, para aquellos de nosotros con TDAH, es una gran manera de canalizar la energía productivamente).

4. El recuerdo visual es una forma clave de hacer conexiones vitales, y MyMind es una increíble herramienta de recuerdo visual creada por Tobias van Schneider. La utilizo literalmente como un segundo cerebro para capturar y recopilar inspiración, notas e imágenes. La búsqueda impulsada por la IA y las aplicaciones web+móvil hacen un gran trabajo analizando las imágenes y etiquetándolas automáticamente por mí.

5. También está demostrado científicamente que los ritmos binaurales ayudan a mejorar la concentración, así que me encanta trabajar con los paisajes sonoros de Endel sonando de fondo. Las experiencias auditivas personalizadas me ayudan a concentrarme y a entrar en un estado de flujo.

6. Lo que se programa se hace, así que soy muy exigente con mi herramienta de calendario. Motion es intuitivo y me ayuda a programar reuniones, citas y tareas de una manera fresca y dinámica. No puedo decir lo feliz que estoy de decir adiós al tedioso trabajo de calendario y a las listas de tareas físicas.

7. Confío mucho en Loom como plataforma de sustitución de reuniones/correo electrónico. En mi opinión, el correo electrónico es un medio sin ton ni son, y un breve Loom transmite la energía y las emociones necesarias para conseguir transmitir mis vibraciones y opiniones (es decir, trabajo de diseño, cosas de RRHH) sin tener que programar una reunión.

8. Tengo que estar al tanto de las noticias de última hora y de los conocimientos de los sectores a los que presto servicio, por lo que utilizo Feedly como una forma más inteligente de organizar y dominar la alimentación y el flujo de los medios de comunicación, de forma mucho más eficaz que, por ejemplo, trollear los feeds de las redes sociales.

9. El correo electrónico es la pesadilla de mi existencia, así que uso SuperHuman para que sea menos molesto y me ahorre horas cada día.

10. Por último, un doblete a la antigua usanza. Para mantenerme organizado, despejado y tranquilo, hago notas de sketchnotes. Y medito todos los días, pase lo que pase.

Ahora, casi una docena de herramientas puede parecer mucho, pero dale una vuelta: la capacidad de visualizar ayuda a transformar el caos en claridad y creatividad. Esa es la chispa de novedad que nuestros cerebros necesitan para abrir nuevos horizontes de innovación y crecimiento, independientemente de cómo estén conectados.

Etiquetas: AspergerEmprendedoresInternacionallifepreneurstartupsTDAH