Conoce la historia de esta pareja que se enamoró en la Antártida

(CNN) -- "Vine a la Antártida para encontrar un marido", le dijo Nicole McGrath a Cole Heinz, fingiendo seriedad.

Heinz se rió. Los dos estaban almorzando en la estación McMurdo, una instalación de investigación estadounidense construida sobre roca volcánica en la isla de Ross, rodeada de montañas, nieve y hielo.

Era el año 2013. McGrath, que entonces tenía 25 años, se había graduado en la universidad en plena recesión, no estaba segura de lo que quería hacer y las perspectivas de trabajo eran sombrías.

Cuando se enteró de que el gobierno de EE.UU. empleaba a personas para trabajar en el comedor y en la limpieza de McMurdo, McGrath se sintió intrigada e inmediatamente presentó su solicitud.

Pasaron un par de años hasta que la aceptaron, pero antes de que se diera cuenta, McGrath estaba a bordo de un vuelo militar desde Nueva Zelandia hasta el continente más austral del planeta.

"¿Quién puede decir que fue a la Antártida?" dice McGrath hoy a CNN Travel. "Eso es algo que nunca oí hablar. Soy originaria de Florida, así que nunca había vivido en un lugar frío".

publicidad

A su llegada, le informaron de sus funciones como parte del personal del comedor: trabajar en la cocina, lavar los platos y servir la comida para el equipo de McMurdo.

Heinz, un veterano de McMurdo que acababa de cumplir 29 años, se encargó de entrenar a McGrath, junto con otros nuevos reclutas.

Recuerda el momento en que la vio por primera vez.

"Entré y me quedé con la boca abierta", dice.

McGrath no pudo evitar fijarse también en Heinz.

"Recuerdo haber visto a este tejano pelirrojo con una gorra de béisbol y decir: 'Oh, es guapo'", dice McGrath.

Sin embargo, ella solo bromeaba con la idea de ir a la Antártida a buscar marido. Su broma en realidad hacía referencia al hecho de que en McMurdo un 75% de los habitantes son hombres.

Los dos desconocidos no tardaron en darse cuenta de que compartían este sentido del humor irónico.

"Creo que lo que nos atrajo el primer día fue que bromeábamos mucho y nos hacíamos reír mutuamente", dice McGrath.

Ese día se incorporaron otros nuevos reclutas, y McMurdo era un lugar que no paraba nunca. Era difícil encontrar mucha privacidad. Pero McGrath y Heinz almorzaron solos el primer día.

"Tuvimos una especie de pequeña cita, no realmente una cita, pero sí un pequeño almuerzo privado juntos ese primer día", dice Heinz.

La vida en McMurdo

Nicole McGrath y Cole Heinz trabajaban en la Estación McMurdo, un centro de investigación estadounidense, cuando se conocieron.Crédito: Nicole McGrath y Cole Heinz

Cuando McGrath se adaptó a su trabajo, comparó el ambiente de McMurdo con el de un campus universitario. Todo el mundo vivía en dormitorios. Se organizaban noches de cine y eventos. Había un ambiente amistoso y acogedor.

También había un Wi-Fi irregular, computadoras de uso comunitario y ninguna señal de teléfono móvil, por lo que las conexiones se forjaban rápidamente y con fuerza.

"La comunidad es muy importante allí, porque todo el mundo está en la misma situación, estás a 10.000 kilómetros de tu casa y de tu familia", dice Heinz.

La única desventaja del ambiente tan movido era que resultaba difícil estar a solas con un potencial interés amoroso. Pero en medio de sus ajetreados días de trabajo, Heinz y McGrath encontraron tiempo para charlar a solas, y Heinz pasaba a menudo por el lugar de trabajo de McGrath en el comedor.

En su primera cita, los dos fueron de excursión a Hut Point para ver la cabaña abandonada Discovery, en la foto, utilizada en su día por el explorador británico Robert F. Scott durante una expedición a la Antártida entre 1901 y 1904.Crédito: Nicole McGrath y Cole Heinz

Al tercer día de su aventura antártica, McGrath invitó a Heinz a salir en su primera cita oficial. Le propuso que fueran a Hut Point para ver la cabaña abandonada Discovery, que en su día fue utilizada por el explorador británico Robert F. Scott durante una expedición a la Antártida de 1901-1904, y más tarde por Ernest Shackleton.

"Está exactamente igual que hace más de 100 años, por el frío y la falta de humedad, todo está conservado a la perfección", explica McGrath.

Los dos charlaron durante todo el trayecto, maravillados por el espectacular y etéreo paisaje mientras se abrían camino en la nieve.

"Es un lugar muy hermoso, frío y desolado", dice McGrath, recordando el terreno helado.

De vuelta a McMurdo, los dos se dirigieron a la cafetería y pasaron el resto del día charlando y jugando juegos de mesa. Compartieron su primer beso y se volvieron inseparables desde ese día.

Conoce la historia de esta pareja que se enamoró en la Antártida

"Eso fue todo", dice McGrath.

Romance antártico

McGrath y Heinz solían ir juntos a ver pingüinos.Crédito: Nicole McGrath y Cole Heinz

Los dos se dieron cuenta pronto de que salir en la estación McMurdo era algo diferente a salir en Florida o Texas. Por un lado, estaba la cuestión de la privacidad.

"Hay que ser creativo con las citas", dice Heinz.

Salían juntos de excursión sin más compañía que la de los pingüinos de la Antártida, buscando focas o ballenas por el camino. De vuelta a la estación, veían películas en la sala común.

Las noches las pasaban compartiendo una bebida con sus amigos, o jugando en la cabaña del café. Los trabajadores de McMurdo organizaban eventos, como clases de banjo o de idiomas, para los demás. A menudo, los científicos de la estación daban fascinantes charlas sobre sus investigaciones en la Antártida.

En la víspera de 2014, la estación organizó su festival anual de Nochevieja, bautizado como Icestock. Heinz y McGrath asistieron al concierto, junto con todos sus amigos de McMurdo.

"Es el hemisferio sur, así que el sol está fuera durante 24 horas, la nieve alrededor de la estación se ha derretido. Así que construyen esta gran plataforma y la gente puede apuntarse a tocar música", explica Heinz.

Una de las cabañas de McMurdo está reservada para las visitas de personalidades, pero cuando no está ocupada por delegados del Congreso, está disponible para que los residentes la alquilen por períodos de 24 horas. En uno de sus días libres, Heinz alquiló el lugar y aprovechó para cocinarle a McGrath una cena especial.

Salir en McMurdo significa ser "creativo" con las citas, dice Heinz.Crédito: Nicole McGrath y Cole Heinz

McGrath llamaba a sus padres desde el teléfono fijo de McMurdo cada día. No mencionó a Heinz hasta que llevaba unos meses en la estación, pero su madre ya había adivinado que su hija había conocido a alguien. Siempre que McGrath podía tomar un turno en la computadora comunitaria, enviaba a su familia fotos de sus aventuras, y su madre se dio cuenta de que un hombre de pelo rojo aparecía en casi todas las imágenes.

En enero de 2014, la pareja se dijo por primera vez que se amaba. Estaban pasando tiempo juntos, en un raro tiempo a solas.

"La oí susurrar algo", recuerda Heinz."¿Qué dijiste?", recuerda haber preguntado.

McGrath repitió las tres palabras, en voz baja."Cuando por fin lo dijo un poco más alto, me dije: 'Llevo una semana pensando que quería decirte esto. Pero nunca se lo había dicho a una chica'", recuerda hoy Heinz.

"Lo dije primero. Y sabía que estaba enamorada de él", dice McGrath. "Pero en parte siempre fue como, no sé, a veces McMurdo se sentía como un mundo de fantasía, como un reality show".

No estaba segura de cómo se trasladaría su relación al mundo "real".

"Tal vez sea fácil estar enamorado porque estamos en este espacio tan protegido", recuerda haber pensado.

Un futuro incierto

La temporada de verano en McMurdo terminó en febrero y McGrath había planeado viajar por Nueva Zelandia durante los seis meses siguientes, mientras que Heinz iba a quedarse durante el invierno. Los dos no habían hablado de lo que eso significaba para su relación.

"Sabía que todavía quería estar con ella", dice Heinz. A medida que se acercaba febrero, decidió que tenía que ser sincero.

"¿Y si me voy a Nueva Zelandia contigo?", le propuso un día a McGrath.

McGrath dudó. No quería que Heinz renunciara a la oportunidad de trabajar en la temporada de invierno: esos puestos de trabajo en invierno eran codiciados, ya que había menos empleos que en verano. Además, le preocupaba que su relación solo funcionara en esta burbuja antártica.

McGrath dijo que pensó que lo mejor era que Heinz no se uniera a su viaje.

"Dije: 'Vale, te quiero, quiero que seas feliz y que hagas lo que quieras, y si nos volvemos a cruzar, estupendo'", recuerda Heinz.

"Después de eso, las cosas estaban tristes y tensas entre nosotros. Era difícil saber cómo estar cerca del otro sabiendo que nuestra relación llegaría pronto a su fin", dice McGrath.

Pero un par de días después, dice que se encontró sola en su habitación, pensando en Heinz.

"Me di cuenta de que una vez que me fuera, no podría verlo todos los días y eso me entristeció mucho", dice McGrath.

Decidida, fue a buscarlo y retomó la discusión.

"Le dije que si realmente estaba de acuerdo con dejar su contrato de invierno, quería que fuera a Nueva Zelandia conmigo", recuerda McGrath.

La aventura de Nueva Zelandia

McGrath y Heinz viajaron juntos por Nueva Zelandia durante seis meses en 2014. Aquí están juntos en Queenstown.Crédito: Nicole McGrath y Cole Heinz

Comenzaron a formar un plan y organizaron sus visados de vacaciones de trabajo en Nueva Zelandia. Una vez allí, compraron una van convertida en casa rodante y recorrieron el país juntos.

"Al principio fue un poco estresante", dice McGrath. "Pero creo que nos divertimos mucho. Ya nos habíamos enamorado en la Antártida. Pero ese viaje fue lo que me hizo darme cuenta de que realmente lo amo".

En una llamada de Skype desde la van de Nueva Zelandia, McGrath conoció a los padres de Heinz en Texas por primera vez. Mientras tanto, sus padres volaron para unirse a la pareja en las dos últimas semanas de su viaje.

"Una forma extraña de conocer a mis padres por primera vez", ríe McGrath. "Como, '¡Aquí están mis padres y ahora vamos a hacer un viaje por carretera de dos semanas con ellos!".

La pareja se volvió aún más cercana mientras navegaban por los altibajos de su odisea en el camper. Cuando los seis meses llegaron a su fin, McGrath se preparó para volver a la Antártida.

"En un principio, iba a estar una sola vez en la Antártida, solo iba a hacer una temporada, pero me gustó tanto que me apunté a una segunda", dice.

Heinz no pudo acompañarla, así que la pareja iba a estar a distancia durante cinco meses. Ninguno de los dos estaba seguro de cómo iba a resultar esto.

"Acabábamos de pasar literalmente casi un año juntos de estar siempre cerca el uno del otro, viviendo en la camioneta juntos, viéndonos 24/7. Y luego yo yendo a la Antártida y estando en una relación a larga distancia durante cinco meses en los que ni siquiera podíamos hacer FaceTime o Skype ni nada, solo eran llamadas telefónicas", dice McGrath.

"Pero lo superamos y pensé: 'Bueno, si puedo vivir en una van con este tipo, y también tener una relación a larga distancia con él, entonces debemos ser capaces de estar juntos a largo plazo porque hemos pasado por ambos extremos'".

Cuando McGrath regresó a Estados Unidos tras su segunda temporada en la Antártida, también había decidido su carrera: quería trabajar en planificación urbana y había conseguido unas prácticas en Florida.

Mientras tanto, Heinz tenía un trabajo en el Servicio de Parques Nacionales y estaba a punto de mudarse a Colorado. La pareja seguía con su relación a distancia, pero era mucho más fácil ahora que estaban en el mismo país, y organizaban viajes regulares de ida y vuelta.

En una de las visitas de McGrath, los dos estaban recorriendo los cañones del Monumento Nacional de Colorado, cuando Heinz le propuso matrimonio.

"La verdad es que me dio un poco de pánico cuando me lo pidió, porque sabía que lo amaba y que quería casarme con él. Pero en ese momento me dije: '¿Cómo va a funcionar esto, si nuestras vidas están tan separadas?'". "Y de nuevo, él fue quien dijo: 'Haremos que funcione. Nos queremos'. Así que, tras un poco de pánico, dije que sí".

Los dos decidieron hacer un viaje más a la Antártida para celebrar este nuevo capítulo. Esta vez, trabajarían en McMurdo durante la temporada de verano e invierno, disfrutando de la oportunidad de ver la última puesta de sol antes de que comenzara la oscuridad total del invierno de 2016, y visitando el Polo Sur.

Una boda con temática antártica

La pareja se casó de vuelta en Estados Unidos en 2017.Crédito: Dream Light Visuals

La pareja se casó en Miami, la ciudad natal de McGrath, en enero de 2017. Florida se sentía como un mundo de distancia de la Antártida, pero la pareja encontró maneras de incorporar el continente en las celebraciones.

La combinación de colores fue azul y plata, evocando el hielo polar. Heinz hizo una réplica en miniatura del Discovery Hut de Scott, en la que los invitados dejaron sus tarjetas de boda. En lugar de un libro de visitas, los invitados firmaron un mapa de la Antártida. Encima del pastel de bodas había dos pingüinos miniatura. Y las mancuernillas de Heinz llevaban grabadas las coordenadas de la estación McMurdo.

McGrath llevaba un vestido de novia que había llevado su difunta abuela chilena y que luego usó su madre. "En la recepción teníamos fotos de mi abuela y mi madre con el vestido, para que nuestros invitados conocieran la historia", dice.

Heinz hizo una réplica en miniatura del Discovery Hut de Scott, en la foto, en la que los invitados colocaron sus tarjetas de boda.Créditos: Dream Light Visuals

Después de su boda, la pareja se trasladó a Texas, donde McGrath había sido aceptada en la escuela de posgrado de planificación urbana.

Se graduó estando embarazada de siete meses de la primera hija de la pareja, Samantha. McGrath y Heinz dicen que hay un poco de la Antártida en el día a día de Samantha.

"Le regalan un montón de cosas de pingüinos todo el tiempo, se disfrazó de pingüino en su primer Halloween y tiene decoraciones de pingüinos en su habitación", dice Heinz.

Hoy, la familia vive en el norte del estado de Nueva York. McGrath y Heinz dicen que se mudaron al norte en parte por el trabajo de McGrath y en parte porque extrañaban el frío.

En cuanto a Heinz, ahora trabaja en la industria aeroespacial, y durante su última temporada en McMurdo se interesó por el transporte aéreo y la logística.

La pareja sigue manteniendo una relación cercana con muchas de las personas que conocieron durante su estancia en la Antártida, y siempre animan a otros a aprovechar la oportunidad de trabajar allí.

"Siempre intento animar a la gente a que vaya a pasar una temporada porque, obviamente, nos cambió la vida a los dos porque nos conocimos allí, pero incluso la mera experiencia de estar allí nos cambió la vida", dice McGrath.

La pareja siempre celebra el solsticio de invierno de la Antártida, que tiene lugar en junio, con una reunión con amigos de McMurdo. La celebración fue virtual en 2021, pero en años anteriores los amigos de la Antártida han volado desde todo Estados Unidos para celebrarlo.

"Es una fiesta que consideramos muy especial para nosotros y, además, nos mantiene conectados de nuevo al lugar en el que nos enamoramos", dice McGrath.

Nuevas aventuras

Actualmente, Heinz y McGrath tienen una hija y viven en el norte del estado de Nueva York.Crédito: Nicole McGrath y Cole Heinz

McGrath y Heinz, que acaban de celebrar su quinto aniversario de boda, dicen que han disfrutado embarcándose en nuevos retos y en una nueva fase de la vida juntos durante la última media década.

"A lo largo de los años de matrimonio, simplemente estando cerca el uno del otro, se aprende mucho más", dice Heinz, que afirma que es inspirador ser testigo de la "motivación y la inteligencia de McGrath, y simplemente la pasión que tiene por todo".

"Desde el principio, siempre supe que era una persona realmente amable y dulce. Y por eso sabía que siempre iba a estar ahí", dice McGrath de Heinz. "Ahora tenemos una hija, y la paternidad ha abierto todo este nuevo conjunto de desafíos y estoy continuamente impresionado con el padre que es y, simplemente, con lo dedicado que está a ser un gran padre y a ser un gran compañero".

La pareja dice que les encantaría volver a McMurdo cuando se jubilen, y reflexionan sobre si una Samantha adulta, y los futuros hijos que puedan tener, podrían estar interesados en unirse a ellos.

Cuando la pandemia lo permita, también esperan llevar a Samantha a Sudamérica, de donde es la madre de McGrath, y a Suiza, donde también tiene familia.

Sea cual sea el futuro, McGrath y Heinz están encantados de vivirlo juntos.

"Cada día sigue siendo como aquel primer día en la Antártida, cada día es emocionante, diferente y divertido", dice Heinz.

Antártida