Casi la mitad de los alumnos de Informática de la Politécnica dejan los estudios

Más colaboración con empresas, flexibilizar el diseño de las titulaciones e impulsar proyectos internacionales con universidades europeas. Estos fueron tres de los grandes retos planteados ayer por la Escuela Politécnica y la FP de Asturias en unas jornadas celebradas en el Parque Tecnológico que, organizadas por el Grupo Dex con el Clúster TIC de Asturias, buscaban reflexionar sobre cómo retener en la región el talento joven de cara a la inminente transición digital de gran parte del tejido empresarial. Y uno de los principales problemas que se presentan, según explicó Víctor Manuel González, subdirector de Internacionalización de la EPI, será afrontar las altas tasas de abandono en algunas titulaciones, que rozan ahora el 50 por ciento en grados como el de Ingeniería Informática: “En muchos casos son alumnos que se ven superados por las asignaturas pero que tienen la cabeza bien amueblada. Habría qué pensar cómo recuperar ese talento”.

Javier Cueli, director general de FP, compartió la reflexión de González, porque asegura que a él también le constan titulaciones de FP con cifras similares. Y ambos se mostraron de acuerdo en que uno de los principales alicientes para solucionarlo sería involucrar más a las empresas porque, entienden, el alumnado “valora mucho más” ver a un potencial empleador que les explique cara a cara cuáles serán sus requisitos para contratarles. “También es muy efectiva la educación transversal, por proyectos, pero al alumno no le cuenta para la nota y al profesorado nos supone más esfuerzo. Aún muchos docentes ven dar más horas de clase como un castigo, porque lo que se premia es la investigación”, lamentó González.

Cueli, por su parte, sí aclaró que la educación asturiana tiene mucho de lo que presumir: “De la FP se sigue hablando muy mal, pero se hacen cosas muy buenas. Todo es mejorable, pero creo que necesitamos emitir mensajes más positivos”.